DOMINGO FAUSTINO SARMIENTO (Argentina 1811 - 1888)

Recuerdos de provincia (fragmento)

"Las publicaciones periódicas son en nuestra época como la respiración diaria; ni libertad ni progreso, ni cultura se concibe sin este vehículo que liga a las sociedades unas con otras y nos hace sentirnos a cada hora miembros de la especie humana por la influencia y repercusión de los acontecimientos de unos pueblos sobre otros. De ahí nace que los gobiernos tiránicos y oriundos necesitan, para existir, apoderarse ellos solos de los diarios y perseguir en los países vecinos a los que pongan de manifiesto sus inseguridades. "

martes, 11 de marzo de 2008

EL "ARENISMO" (Visiones)


Hacía horas que el anciano remaba inútilmente. La fuerza de la corriente era superior a la suya. Se había aventurado más allá de sus límites al ver flotando ese pequeño cuerpo que ahora dormía profundamente en el fondo de la barca. Era un niño de unos diez años, muy delgado, de tez negra. Lo recogió rendido y hambriento ya sin fuerzas para seguir nadando. Ahora dormía respirando con dificultad.

A pesar de haberlo cubierto con su chaqueta se notaba un pequeño temblor en su cuerpo. A ratos, le daba de beber de su cantimplora, pocas gotas, que esos labios gruesos y resecos sorbían levemente. Cada tanto, el negrito abría los ojos mirando con desesperación a su alrededor. Él trataba de calmarlo, aunque también estaba inquieto, pues la inmensidad del mar no le dejaba ver el puerto de su aldea.

La niebla que caía sobre el mar los fue invadiendo y lentamente la noche se cerró sobre ellos. Guardó cuidadosamente los elementos de pesca, ajustó los remos atándolos con la soga de amarre, y se dispuso a dormir. El niño negro parecía formar parte del paisaje . Al rodearlo con sus brazos, tuvo la impresión de abrazar la noche. Estremeciéndose lamentó no haber traído más abrigo. El cielo se había despejado y la luna, apenas creciente, rolaba en el mar en su nocturna danza. Infinitos pozos oscuros rodeaban las estrellas. No supo si se durmió mirándolas o porque ellas lo miraban a él.

Llegaba el día y la luz del amanecer producía destellos luminosos en la superficie. A lo lejos, solo el horizonte rosado presagiaba un hermoso día de sol. El anciano lamentó no haber puesto más provisiones, buscó la botella, bebió un pequeño sorbo de agua y mojó los labios del niño que se despertó confortado por el descanso y el calor del abrazo nocturno. Sólo se oía el ruido del agua.
El viejo preguntó su nombre, él sólo respondió:

- "Soy del reino de las Dunas"

Desplegaron la caña poniendo en el pequeño anzuelo largas lombrices.
El negrito dijo:

- "Tengo mucha hambre" -

El viejo le alcanzó la botella que ya estaba en mínimos. Mientras, expertamente lanzó la línea que hendía el aire con silbido de látigo y caía al mar. Estuvieron así varias horas. El agua se había terminado. El viejo juntaba fuerzas, también tenía sed... y hambre.. Ahora era él el que se estremecía por momentos. Ante ellos sólo el cielo y el sol.

Juntó un poco de agua en la botella con la esperanza de que al asentarse perdiera parte del salitre. Lo empezó a invadir un gran sopor, le dijo al niño lo que debía hacer si se dormía. El negrito remaba débilmente hacia el norte, lugar donde se suponía que encontrarían la playa.

El viejo pescador despertó. Sus ojos extraviados tenían una extraña luz febril. Recogió el sedal. Vio un pez muy brillante colgando del anzuelo. Cuando lo quiso recoger, el pez se desvaneció en el aire. Sus manos delirantes se cerraban sobre sí mismas. Así una y otra vez. El niño miraba sin comprender esas maniobras desesperadas apretando el vacío. Asombrado, asustado y apenado, le dijo que lo haría él. Intercambiaron elementos, el viejo parecía ido. Con sus manos toscas y monótono gesto agarró los remos, repetiendo como en una letanía....

-"No los dejes ir.." "No los dejes ir.."

El muchacho tiró nuevamente la línea esperando el pique, pero no sucedía nada mientras el pescador con el torso y la cabeza vencidos, aferrado a los remos se adormecía susurrando:

-"..No los dejes ir...No los dejes ir.."

Pasó el tiempo. Medida de tiempo sin medida. Sólo el sonido del agua al chocar bajo la barca. Los remos, atados por el niño, flotaban mostrando las vetas ajadas por el tiempo, tiempo sólo definible por el paseo semicircular del sol que con su llegada al cenit, desparramaba brillo y color en verdes, malvas, rosados, azules y amarillos. Resplandecientes, brillantes... brillantes... brillantes...
El niño hipnotizado miraba fijamente el agua, ola tras ola, gota tras gota, sal sobre sal. Sus ojos veían la textura de la arena... Infinitos granos y más granos de interminable arena....
Entonces comenzó a gritar:

-"..¡ Arena..!¡Arena..!"

Despertó el viejo, al tiempo que escuchaba el cuerpo tirarse al agua. Al darse vuelta, vio al niño de espaldas, chapoteando con desesperados gestos, mientras seguía gritando:

-"!Arena... Arena..!

Tenía la mirada fija, el contraste del rostro negro con el blanco de los ojos desorbitados, lo impresionaba. Le costó convencerlo de que subiera a la canoa. Ésta se bamboleaba peligrosamente. Al fin lo arrastró, chorreante y jadeando. Cayó dentro de la canoa en éxtasis, desparramando los fétidos gusanos que el niño veía como infinitas hormigas y que en su delirio, quería pisotear con fuerza inusual para su estado.

El viejo lo abrazó fuerte, hasta lograr que se calmara. Así quedó inmóvil tirado sobre el fondo mojado de la barca. Esta se fue estabilizando como meciéndolos en una cariñosa cuna.

Cada tanto se oía el susurro del negrito:
-
"...Arenaaa...Arennaaa...."

El pescador en un último intento pone varios gusanos destrozados en el anzuelo y eleva su mirada implorante al cielo.
Ahora es él quien aprecia los verdes, rosas, amarillos, blancos, azules, todos los colores y matices del mar, del cielo, resplandecientes bajo la luz del sol.
Tira la línea lo más lejos posible. El sonido del mar se convierte en un silencio aplastante, imponente y lo envuelve en la atrapante magia de la naturaleza.

La caña oscila, el niño despierta al escuchar su roce sobre la madera de la barca. Se miran. La sostienen esperanzados. Mano sobre mano, negro sobre blanco, blanco sobre negro.

Recogen el anzuelo. Asombrados y desfallecientes, ven un pez que trata de zafarse de su cautiverio. Brilla al sol, una chorreante estela de agua cae de su cola al mar. Lo recogen con seguridad y delicadeza. El pez es real.
Los rostros expresan alegría, desesperación, ansiedad. La presa está atrapada, sólo queda distribuirla entre los dos. El viejo lo limpia con su navaja y el mar recoge los despojos, aunque le preocupa el hecho de que esos restos puedan atraer algún pez contra el que no se puedan defender.
Devoran más que comen esa carne salada y suave,mastican incluso algunas espinas. Luego el pescador vuelve a su caña. Aún hay unas pocas lombrices, deshechas y malolientes, pone algunas en el anzuelo, posiblemente pique otro...
El negro empuña los remos con renovada energía. Se oye el sonido rítmico al penetrar en el agua. Se ve la pequeña estela del decidido avance. Cruje la madera en cada movimiento.
El niño grita:

-!"Arena, Arena..! ¡Las Dunas!"

Su grito es ronco, estentóreo. Hay agitación en el bote, que se bambolea a cada salto del niño. El desaliento invade al anciano que gira su cansado y encorvado torso mientras piensa:

-“No delirio otra vez...Nooo...”

El brazo color ébano señala firme hacia lejanas aves marinas revoloteando como cometas sobre raras embarcaciones alargadas. Hay puntos móviles color oscuro en rutinaria tarea pesquera.

Mientras el niño y la barca se agitan en alegre bailoteo, el viejo divisa con asombro como dibujadas en el cielo azul, lejanas dunas que no conoce.

Rosa Favale 12-12-02

23 comentarios:

marco dijo...

buenisimoooooooo

Leodegundia dijo...

Relato leno de angustia y al mismo tiempo de esperanza. Me gustó.
Un abrazo

PIER BIONNIVELLS dijo...

QUE HISTORIA MADRE MIA!..La desesperación y el hambre es algo horrible.. me he adentrado en esta historia como si de un libro se tratase..pidiendo un poco mas.. ahora me quedo con las dudas..

que tal en el reino de las dunas.. un honbre blanco puede entrar?.. hum.. yo y mi imaginación... me dejo llevar..

abrazos.

Común dijo...

Hola!!!!!!!!!

El viejo, seguro que en su interior conoce esas dunas, seguro que estuvo allí, algún día en el pasado.

Me has entretenido la tarde, aquí en el medio del campo.

Un besote y abrazo de oso.

RosaMaría dijo...

Leodegundia: Gracias por tu visita y por tu comentario. Pensé que podía cambiar un desierto por el mar interminable.

Marco:Me alegro que te haya gustado. Gracias por venir.

Pier bionnivells: Si el entró con todos los honores, fijate que salvó a un niño de morir ahogado...
Besos. Algún día me tenés que decir el porqué de tu nik.

Común: Tu imaginación también vuela como la de Pier... Si el viejo seguramente sin saberlo guió su barca a lugares que tenía en el inconciente colectivo.Gracias por visitarme.

A todos: Besos cariñosos y sonrisas.

CONSUELO NICOLINI dijo...

Querida Rosi,
Un lindo relato, muy
enternecedor.
Casi no me conetado
al pc por estar algo
delicada, más el inicio
de las clases escolafes
me han absorvido total-
mente.
Aqui te dejo todo mi
cariño y mi felicitación
por el dia Mujer.
Besos.

frid dijo...

Reconozco que he leído con agrado este relato que, aligera el alma después de pensar cosas serias... es mejor un poco de poesía con la angustia de "vivir" en vez de con la angustia de que "no nos quieran dejar vivir"... al fin lo de siempre... el ser humano de camino por la vida, capaz de amar, de sembrar cariño... enhorabuena. No nos cansamos de mostrar en nuestros relatos el afecto que nos inspira todo ser humano.

Chela dijo...

Dos extremos que se unen.Infancia y vejez, sueñan juntos.

Hermoso relato Rosa Maria.

Llámame algún día. Tu estás ocupada y yo engo las tardes libres (salvo si quedo con alguien o asisto a algun concierto o conferencia)por lo que es mejor que me llames tu cuando vayas a tener tiempo. También es bueno un sábado al mediodía para tomar un aperitivo.

Un abrazo.

Pilar dijo...

Excelente, Rosa María!
Me sentí en esa barca, miré con las pupilas del niño, remé con el pescador, enloquecí delirando..llegué a la orilla con un Excelente!, en mi boca.

Un abrazo y felicitaciones
Pilar

RosaMaría dijo...

CONSUELO: Espero que ya estés repuesta. Gracias por tu comentario.Besos también para vos.
FRID: Me alegra que haya llegado el mensaje de esperanza y que te haya gustado. Un abrazote
CHELA: Estoy atosigada con todo, pero no faltará ocasión de vernos.
Si, es verdad, los dos extremos, protección, comprensión, unión, solidaridad, es lo que quise reflejar. Un abrazote.
PILAR: Qué pícara,mirando detrás del telón jajaja... Gracias por tus palabras. Besitos

El Señor de Monte Grande dijo...

Angustia y esperanza, una dupla que se complementan como los ancianos y los niños.

Un abrazo desde MG

Franziska dijo...

Tras las dunas suele estar la tierra firme y sobre la tierra la vida organizada de los hombres: agua y comida lo que es decir tanto como la salvación.

Es un relato que, trágico como es, nos lleva a la esperanza.

Muy bueno.

RosaMaría dijo...

Hola Señor de Monte Grande... Franziska... Qué alegría verlos por aquí! Así que también les llegó el cuento, es que no solo hay espejismos, también puede ver arenismos en la vida de las personas. Un abrazo y gracias por visitarme.

Xesca dijo...

Visiones o recuerdos, la unión de la vida por vivir y la vida ya vivida, el pasado, el presente, lo has unido de una manera tan tuya, tan viva que una va leyendo y al mismo tiempo que siente la angustia del hambre y el cansancio, siente la alegría de llegar a tierra firme aunque sea tierra desconocida... O no.

Un beso!

Menina do Rio dijo...

Qualquer tempo é tempo de Paz.
E o melhor lugar do mundo é onde está
o nosso coração.
E a sintonia é como uma melodia
Ou um sino ao final do dia
nos chamando a confraternizar.

Não tenho religião, mas acredito na
força maior que rege o mundo e vibro
nesta energia.

Feliz Páscoa!

Mariaisabel dijo...

Rosamaria, gracias por tu visita a mi blog.
Entro en el tuyo y me encuentro con este precioso relato, me ha encantado.
Un beso

RosaMaría dijo...

XESCA: Gracias por sentir lo que expresé de manera tan intensa. Tu comentario es muy generoso.
MENINA DO RIO: Gracias por tu amoroso sentimiento, no hace falta tener la misma creencia para desparramar amor. En fin todos somos una energía maravillosa reunidos en este mundo.
Gracias.
MARIAISABEL: Pues me encanta que hayas estado por aquí! Es un gusto que el cuento te haya sido grato.
Final de semana santa: Paz para todos siempre.

Xesca dijo...

Rosa María, es que me encanta tu forma de escribir, y mi comentario no es generoso, creo que me quedo corta en cuanto a saber expresarlo como mereces.

Un beso!

martona dijo...

ROSA MARIA
Me paso por su casa devolviéndole la visita, pero lo que me encuentro es sorprendente...con su permiso, pasare con mas calma, leyendo a paso lento toda la creatividad que descubro en el primer relato...gracias.
petonicos tendres.

Anónimo dijo...

Muy Bueno Rosa María, gracias por visitar mi blog y por dejarme tu emnsajito, un abrazo desde Chile y sigue escribiendo !!!! Caludio

RosaMaría dijo...

XESCA: amorosa por tu comentario y por volver con la reiteración. Besotes.
MARTONA: Gracias por venir por aquí... cuéntame qué dices con "petonicos tendres", lo intuyo pero quiero saberlo justo. Por favor no me trates de ud. Besos.
ANÓNIMO-CLAUDIO-CHILENO: Gracias por visitarme... y cómo llegaste hasta aquí, me encanta que viajes hasta mis blogs. Abrazos allende el mar.

Eliane Waldrigues dijo...

Eu gostei também da história,legal conhecer pessoas como voce e vejo que faz um ótimo trabalho.
Eliane

El hombre de la Mancha dijo...

Que historia te has mandado amiga.

Bella , profunda, estremecedora.

Pero serán las dunas que buscaban
'?