DOMINGO FAUSTINO SARMIENTO (Argentina 1811 - 1888)

Recuerdos de provincia (fragmento)

"Las publicaciones periódicas son en nuestra época como la respiración diaria; ni libertad ni progreso, ni cultura se concibe sin este vehículo que liga a las sociedades unas con otras y nos hace sentirnos a cada hora miembros de la especie humana por la influencia y repercusión de los acontecimientos de unos pueblos sobre otros. De ahí nace que los gobiernos tiránicos y oriundos necesitan, para existir, apoderarse ellos solos de los diarios y perseguir en los países vecinos a los que pongan de manifiesto sus inseguridades. "

miércoles, 13 de mayo de 2009

UN MÁGICO AMANECER

-¡Qué hermoso amanecer querida amiga, lástima que lo estropean esos que pasan por debajo de nuestra ventana peleando como perro y gato! - Pensó Gustavo sin mirar a Zulma
-Creo que se llevan peor que eso - contestó ella, adivinando lo que su amigo pensaba y sin ánimo para emitir sonido a esa hora de la mañana.
- Aún tenemos un rato más para estar juntos y admirar esa hermosa luna llena que se va poniendo tras los edificios – se decía él
- Es un disfrute estar así en tu compañía, me llena de serenidad, eres un encanto - elucubraba ella mimosa.
- No me gusta quedarme mucho tiempo quieto, pero es muy agradable disfrutar a tu lado, así, en silencio – pensaba Gustavo sin mirarla
Ella entendía muy bien lo que quería decir.
Todo era quietud.
El momento era maravilloso, de ellos y nada más.
Ninguno de los dos emitía sonido, solo se oía su respiración.
La hora mágica del amanecer los envolvía, se quedaron inmóviles.
No se tocaban, pero su postura en una rara simbiosis era la misma.
Se quedaron así por un largo rato, mirando esa quietud que los contagiaba de una gran placidez que los dos parecían disfrutar.
Ninguno hizo ademán de moverse, sabían que el otro estaba atento.
No querían romper ese momento donde flotaba entre los dos el cariño que se profesaban.
Las primeras horas de la mañana trajeron algo de niebla antes de que la luna se escondiera totalmente.
Un rayo de luz los iluminó de pronto.
Ninguno se inmutó, todavía vivían la magia de ese instante compartido.
Zulma pensaba – Qué lástima que ya se levantaron…
Mientras Gustavo se decía – Siempre nos interrumpen en nuestros momentos de solaz, ¡qué pesados!
En la calle, la pareja seguía peleando como perro y gato.
Ellos la miraban con pena y sabiduría.
La niebla iba dejando lentamente paso al sol.
Gustavo y Zulma siguieron así un rato más.





Foto de Gus y Sula, izquierda y derecha respectivamente, cedida por Pedro. http://enserioenbromayenlacocina.blogspot.com/

11 comentarios:

Inmaculada (Adi) dijo...

Hola querida Rosa, yo también hacía un tiempo que no te visitaba y al pasarme por aquí para darte las gracias por tu visita a Pan y Varios y leer qué nuevas cosas has tenido la gentileza de compartir con nosotros, he visto la foto de mi Sula y Gus... que casan perfectamente con el tierno relato de Gustavo y Zulma.

Una delicia para el corazón leerte. Gracias.

Un beso.

Pedro dijo...

Precioso relato Rosa María, que se ajusta al milímetro con la realidad. Ya quisieran muchos hermanos o parejas llevarse tan bien como se llevan mis animales y ya les gustaría a muchos humanos, recibir de sus seres queridos, el amor que recibo yo de ellos.
Un besote.

Manel Aljama dijo...

Opino como Pedro. "Aún tenemos un rato más para estar juntos". ".Más quisieran muchos llevarse como el perro y el gato. Precioso y edificante texto.
Un abrazo desde este lado del charco.
Manel/Manuel ;)

fonsilleda dijo...

¡Muy bien puesta la fotografía al final!, me has engañado.
No consigo que nuestra perra contacte para bien con algún gato o gata, pero eso no quiere decir nada. Es cierto que hay perros y gatos que se aman.
El contrapunto de la pareja peleándose, perfecto.
Bicos.

Andrés Hernández Martínez dijo...

Es cierto, coincido con Fonsilleda, esos dos elementos están muy acertados: la foto final y el contrapunto de la pareja peleándose bajo el balcón. Me has engañado hasta la última palabra y eso es mérito suficiente para que no sea una pérdida de tiempo el haberte leído.
Saludos.
Pd. me hago seguidor de este blog.

DINOBAT dijo...

Será que somos distintos?

Franziska dijo...

¡Qué placidez cuando las riñas son cosa de otros! El contraste hace que aún valoremos más lo que tenemos. ¿No es verdad?

Hace tiempo que no nos encontramos. Voy a ver que me queda pendiente de leerte.

Lydia dijo...

Me ha gustado tanto este relato y que sorpresa al final. Yo tengo perros y gatos y en casa todos se respetan, son amigos y hay una convivencia extraña y magica. Y creo tambien que mis animales son mis amigos y muy pocas personas son capaces de tanta paciencia y sabiduría...

Gracias por visitar mi blog, y por tus comentarios. Hasta pronto!

toñito avalos dijo...

jajaja
qé ingeniosa manera de narrar!al principio parecia q hablasen una pareja humana,pero al final la foto me dio la pista y me hizo reir.Te felicito por la ocurrencia,Rosa Maria

Saludines cordiales!

RosaMaría dijo...

INMACULADA: gracias por tu visita! Me alegro que te haya gustado. Besotes.
PEDRO: pues tu foto me dio pie a ello ya que se nota la camaradería que hay entre ellos. Gracias por dármela. Besotes.
MANEL: feliz por leerte por aquí. Besos y gracias por tus palabras.
FONSILLEDA: lo importante es la relación con vos y que además comparten un espacio común, que ya es bastante. Me alegra que te gustara el texto. Besos amiga.

RosaMaría dijo...

ANDRÉS HERNÁNDEZ MARTÍNEZ: Un gusto que pasaras por aquí y me hace feliz que te gustara, esa era la intención, sorprender al final. Un abrazo de bienvenida.
DINOBAT: También es tu primera vez por aquí? Bueno, te diría que hay casos y casos, "Hay de todo en la viña del señor". Un abrazo y gracias por pasar.
FRANZISKA: la vida está llena de contrastes, eso hace apreciar más esta maravillosa fotografía que me regaló Pedro. Me alegra que hayas pasado por aquí.Te mando un besote.
LYDIA: Así es es, algunos animales tienen esa mágica característica, saben convivir entre ellos y con los humanos, un buen ejemplo para todos.Jajaja... sorprendí a varios, me alegro... Besote
TOÑITO AVALOS: Qué lindo que me visitastes, pero más que te haya gustado. Gracias, abrazote.