viernes, 14 de agosto de 2009

CAMINOS Y MÚSICA

Es tiempo de callar, trato, nadie escucha.
Mis experiencias no sirven a los que transitan esta vida
por caminos nuevos.
Escribo…
Es otro asfalto son otras luces que aunque parezcan las mismas;
cambiaron…
Solo queda buscar almas afines.
Los nuevos caminan solos, no necesitan muletas para caer en la misma piedra.
Llegará el momento en que mi luz se apague.
En tanto el tiempo sigue y serán ellos los que callen.

Todo está cumplido y todo se cumple,
es la misma calesita girando al ritmo de una música variable.
El hombre no advierte que siempre gira alrededor de sus sombras,
inalterables, caprichosas…
Algunos bajan embriagándose de cambios
pero inexorablemente vuelven a la noria de su vida.

Mientras, el loco de la colina sigue recitando en la radio cada medianoche.
Y yo sigo pensando, analizando, escribiendo,
y la misma música sigue sonando…
Girando…
ya sea en vinilo, longplay, CD, DVD o mp3.

9 comentarios:

El Hippie Viejo dijo...

No tengo dudas que tu experiencia en algún momento le servirá a alguién.
Me gusto mucho lo que escribiste Rosa María!

Te dejo muchos saludos

Adal


...y gracias!

Franziska dijo...

Profundos pensamientos son sin duda fruta también de la experiencia de la vida pero para pensar también, a veces, es o ha sido necesario vivir, experimentar, sufrir. Me ha gustado mucho. Espero que ya tengas bien la mano o ¿eran los dedos? Bueno, me alegrará saber que ya estás recuperada. Un abrazo.

Manel Aljama dijo...

"siempre gira alrededor de sombras"...
Otros (Siddharta) lo llamaron el eterno samsara. Las experiencias, las piedras del camino simpre son de utlidad, al menos para un único y solitario caminante.
Y si no simpre te queda el consuelo que dio Khalil Gibran en Los hijos ( http://lapaudeviure.blogspot.com/2008/07/khalil-gibran-los-hijos.html )

Tus hijos no son tus hijos.
Ellos son los hijos de la nostalgia de la vida de sí misma.
Ellos vienen a través de ti, pero no de ti.
Y aunque están contigo, no son de tu propiedad.
Tú les puedes dar tu amor, pero no tus pensamientos,
pues ellos tienen los suyos propios.
Tú les puedes dar un hogar a sus cuerpos
pero no les puedes dar un hogar a sus almas,
pues sus almas habitan el hogar del mañana,
que tú no puedes visitar, ni siquiera en sueños.
Tú puedes intentar ser igual a ellos
pero no intentes hacerlos igual a ti,
pues la vida no va de reversa
ni se detiene en el ayer.
Tú eres el arco con el cual tus hijos
son disparados cual flechas vivientes.
Deja que la curvatura del arco
sea señal de alegría en la mano del tirador.

Estela dijo...

ROSI:
OTRA JOYA.
Cuànta filosofìa,amiga querida ,lejana mas no tanto .
Cercana en los pensamientos .
Nada ès de nuestra propiedad,solamente los dolores ,los accidentes ,las ideas,
la inteligencia y las comprensiones .
¿Te parece poco ?
Y tambièn el amor que sentimos hacia otros ,nuestros hijos ,nietos ,amigos .
Nadie nos puede arrebatar el sentir .
Me alegro que estès mejor .
Te quiero Baci..............estela

Ana...desde el Mediterraneo dijo...

Hace dias pensaba en ti, no preguntes porque...pero te me abias perdido en elciberespaciobloguero....me alegro haberte reencontrado, cariños calientes desde esta orilla mediterránea veraniega.

José Ato Saorin dijo...

Hola Rosa María, yo también escucho con devoción al Loco de la Colina, porque sus palabras tienen mucha "música".
Un saludo.

tia elsa dijo...

Cuanta verdad querida Rosa María, pero tu lo escribis de una forma tan exquisita. Besos tía Elsa.

fonsilleda dijo...

¡Qué texto más auténtico!.
De todas maneras, siempre habrá alguien a tu lado y querrá tu consejo. Siempre puede aprovecharse la experiencia de los demás aunque, en principio ni se vea ni se note.
Tú sigue pensando, escribiendo, viviendo.
Nosotros acompañándote.
Bicos

RosaMaría dijo...

gracias amigos y amigas x sus comentarios, son estados del pensamiento que va y viene como la vida misma.
estuve leyendo Siddhartha, recomendación de un amigo, como imaginarán leo bastante este tiempo. es de Hermann Hesse, lo recomiendo a mi vez.
abrazos y cariños.

A PESAR DEL TIEMPO

Rosas a la espera, nobles. Aún sin agua siguen abriéndose al sol, a la luz, esperando que alguien se asome a esa puerta añeja y despintad...