domingo, 27 de noviembre de 2011

LA NOCHE DE LAS LIBRERÍAS 2011 EN BUENOS AIRES



Como cada año se organiza esta fiesta para grandes y chicos.
Estuve por allí.
Las librerías estaban en su apogeo: Ofertas,  precios de siempre que variaban de una a otra y un largo regocijarse entre páginas viejas y nuevas.

Hubo espectáculos en el Teatro General San Martín, exposiciones varias. Todo colmado por público que asiste los sábados casi cotidianamente y los que ocasionalmente decidieron hacerlo.
Al estar cortado el tráfico en esas 4 calles de la hermosa Avda. Corrientes, era un placer cruzar de una vereda a la otra para entrar en todas las librerías.
Calor en unas, aire acondicionado que se agradecía en otras y gracias al cielo que el pronóstico de lluvia falló. Una luna nueva espectacular y una noche casi de verano para disfrutar.

Los comerciantes  dispusieron cada tanto asientos en el centro de la calle para descanso de los mayores o la espera lógica de maridos  que esperaban pacientemente pero entretenidos porque en las grandes pantallas, se proyectaban entrevistas a escritores famosos o el recuerdo de los que ya no están.

Les dejo estos enlaces para que disfruten algo de lo mucho que yo disfruté:

Asistieron más de 40.000 personas que a distintas horas pasaron por allí

Hay más foto y vídeos aquí



2 comentarios:

Flavio Pigazzi dijo...

hola, paso a agradecerte el comentario que dejaste en mi blog, realmente es muy lindo poder estar entre tanta gente, parejas jovenes y otras un tanto veteranos ya, familias con chicos, turistas, muchos aficionados a la lectura pero también curiosos que me preguntaban de que se trataba "esto", la sensacion de la Av. Corrientes hecha peatonal y multitud. Sin fronteras, todo muy amigable y calido.

un abrazo.

RosaMaría dijo...

Qué alegría leerte! Tu blog me encantó, seguiré visitándote y gracias nuevamente por "prestarme" tu sabroso reporte de esa noche. Saludos.

A PESAR DEL TIEMPO

Rosas a la espera, nobles. Aún sin agua siguen abriéndose al sol, a la luz, esperando que alguien se asome a esa puerta añeja y despintad...