martes, 21 de julio de 2015

UN VIAJE EN LA PALABRA



  Comunicarse con el mundo es hoy algo cotidiano, los distintos medios hacen  que la palabra viaje rápidamente. La técnica avanza cada día ampliando horizontes y por lo tanto la palabra se hace más importante.


   La palabra desde la antigüedad con sus signos representativos en cualquier idioma, desde los antepasados hasta los generadores encriptados,  los jeroglíficos, el sistema morse, la taquigrafía, el sistema de sordos o ciegos, matemáticas, ciencia y música y hasta la misma pintura, todos ellos con su simbolismo, viajan  a través del mundo a la par de la literatura y los medios de comunicación.


  La palabra es bella y también imprescindible, nos eleva y nos derrumba, embellece y horroriza, aturde y aplaca, no se puede acallar, clama, exige, ruega y denosta, es cruda y amorosa, une y separa,  es fuerte y también es frágil, puede romperse fácilmente…


  La palabra recorre distancias en  innumerables vocablos, signos, dialectos e idiomas y aún sin expresarse hablada o escrita se hace comprensible entre los humanos con la elocuencia de gestos y miradas.


  ¿Creéis  vosotros que si Eva hubiera interpretado bien las palabras  hubiera ofrecido  su manzana  a Adán? ¿O acaso sería que los dos entendieron y no les interesó darse por enterados?


  Bien dijo Francis Bacon de la palabra escrita:


     “El leer hace completo al hombre, el hablar lo hace más expeditivo, el escribir lo hace exacto”

5 comentarios:

Franziska dijo...

Muy interesante toda la exposición.

En mi opinión, entendemos siempre las advertencias pero el lado frágil de éstas es que nunca se habla de las consecuencias. Esta es la cuestión. A mi me parece que nuestra mente es algo tan extraordinario que, incluso Dios, se vió sorprendido por la audacia de Adán y Eva. Es posible que quien inventó el mito del paraíso, quería encontrar alguien a quien echar la culpa. También los ángeles -almas perfectas y maravillosas- se dejaron llevar por el orgullo y se enfrentaron al Sumo Hacedor. El mal y la guerra, quedan justificados. A mi no me parece nada realista. Eso es lo que hacermos los hombres con las palabras: inventamos mentiras.

Te reitero que me alegra que hayas decidido volver a publicar. Un abrazo. Franziska

RosaMaría dijo...

FRANZISKA: qué inteligente comentario. Llevas razón en lo que pones. Gracias siempre por tu cariñosa compañía. Beso grandote.

TORO SALVAJE dijo...

Las palabras pueden ser caricias o armas de destrucción masiva.
Son lo que somos.

Besos.

Abuela Ciber dijo...

Estupendo lo que has compartido
Ojala los jovenes puedan acceder a.....la palabra.
Cariños

RosaMaría dijo...

TORO SALVAJE: Me encantó leerte por aquí, corroboras lo que pongo ampliado "Son lo que somos" Besos y gracias.
ABUELA CIBER: Me uno a tu deseo. Gracias, abrazo grandote.

A PESAR DEL TIEMPO

Rosas a la espera, nobles. Aún sin agua siguen abriéndose al sol, a la luz, esperando que alguien se asome a esa puerta añeja y despintad...