DOMINGO FAUSTINO SARMIENTO (Argentina 1811 - 1888)

Recuerdos de provincia (fragmento)

"Las publicaciones periódicas son en nuestra época como la respiración diaria; ni libertad ni progreso, ni cultura se concibe sin este vehículo que liga a las sociedades unas con otras y nos hace sentirnos a cada hora miembros de la especie humana por la influencia y repercusión de los acontecimientos de unos pueblos sobre otros. De ahí nace que los gobiernos tiránicos y oriundos necesitan, para existir, apoderarse ellos solos de los diarios y perseguir en los países vecinos a los que pongan de manifiesto sus inseguridades. "

martes, 1 de diciembre de 2015

LA YERBA MATE

Eduardo Galeano

La luna se moría de ganas de pisar la tierra.

Quería probar las frutas y bañarse en algún río.
Gracias a las nubes, pudo bajar. Desde la puesta del
 sol hasta el alba, las nubes cubrieron el cielo para que nadie
advirtiera que la luna faltaba.
Fue una maravilla la noche en la tierra. La luna  paseó por la selva
del alto Paraná, conoció misteriosos aromas y  sabores y nado
largamente en el río. Un viejo labrador la salvo dos  veces. Cuando el jaguar iba a clavar sus dientes en el cuello de la  luna, el viejo
degolló a la fiera con su cuchillo; y cuando la luna  tuvo hambre la llevo a su casa. "Te ofrecemos nuestra pobreza",  dijo la mujer del
labrador, y le dio unas tortillas de maíz. 
 


A la noche siguiente, desde el cielo, la luna se asomó a la casa de
sus amigos. El viejo labrador había construido su  choza en un claro
de la selva, muy lejos de las aldeas. Allí vivía,  como en un exilio,
con su mujer y su hija.
La luna descubrió que en aquella casa no quedaba nada que comer. Para ella habían sido las últimas tortillas de maíz.
 Entonces iluminó el lugar con la mejor de sus luces y pidió a las nubes  que dejasen caer, alrededor de la choza, una llovizna muy especial.
Al amanecer en esa tierra habían brotado unos árboles desconocidos.
Entre el verde oscuro de las hojas, asomaban las flores blancas.
Jamás murió la hija del viejo labrador. Ella es la  dueña de la yerba
mate y anda por el mundo ofreciéndola a los demás.
La yerba mate despierta a los dormidos, corrige a los haraganes y
 hace hermanas a las gentes que no se conocen. 






7 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Que historia tan bonita.
Que bien escribía.

Besos.

RosaMaría dijo...

TORO SALVAJE: como todas estas historias resulta agradable de leer. A propòsito del mate ese día se conmemoró por primera vez "El día del mate". Un abrazo y gracias por venir.

FDG - El Señor de Monte Grande dijo...

Como consumidor de mate esta frase define su sentido "La yerba mate despierta a los dormidos, corrige a los haraganes y hace hermanas a las gentes que no se conocen."
Galeano, increíble como narra y define realidades.

Saludos desde MG

Franziska dijo...

Me ha encantado este relato. Es un acierto más. Es tan hermoso como un cuento de Navidad.

Por cierto, voy a aprovechar la ocasión para felicitarte el año 2016 y desearte que, por esta vez, cumplas todos tus sueños. Tengo poco tiempo y lo que sucede es que lo único que dejo de atender es la relación con los blogs amigos. Confío en ir organizándome y espero no continuar retrasándome en el próximo año. Un abrazo fraterno desde España para todos los argentinos. Franziska

Abuela Ciber dijo...

Deseandote Nochebuena y Navidad en felicidad te dejo mi regalo... es sencillo pero va de mi corazon al tuyo
.
Te deseo:
.
Manos que toman la tuya con afecto
Una sonrisa para cuando estés triste
Una palabra en el tono y momento justo.
Trocitos de salud...más que nada en el alma.
Una mariposa para ese día gris.
Gotitas de olvido, para cualquier dolor.
Una cajita hermosa llena de bendiciones.
.
Y..
Nos vemos en Año Nuevo!!!!!
Cariños

RosaMaría dijo...

FSF - EL SEÑOR DE MONTE GRANDE:De acuerdo contigo por eso puse esta leyenda. Bienvenido como siempre a compartir, esta vez un mate. Que tengas muy buenas fiestas. Abrazo
FRANZISKA:Gracias amiga. Gracias por tus buenos deseos que buena falta hacen en esta Argentina vapuleada. No importan tus retrasos, sé que siempre estás y vendrás en el momento preciso. Felicidades también par ti y los tuyos.
ABUELA CIBER: Así lo recibo, de corazón a corazón y retribuyo con el mismo cariño tus hermosos versos. Hasta Año Nuevo. Feliz Navidad!!

Oswaldo Aiffil dijo...

Hola RosaMaría! Qué bella historia. Me alegra saber que estás mucho mejor. Te dejo un abrazo apretado y un beso en la distancia. Te quiero.