domingo, 12 de abril de 2009

PERROS VAGABUNDOS

La lluvia y el viento son intensos. Los caminos del parque están casi desiertos, los bancos solitarios.
Delante de mí un hombre sube la cuesta con dificultad. Su aspecto es oscuro. Su ropa, su mano izquierda y su paraguas siguen una línea sin interrupción. Parece mayor. ¿Cómo será ese rostro? Lo imagino dulce y arrugado por el paso del tiempo.
El viento me empuja hacia atrás, me retiene. Desacelero el paso pues la cuesta es bastante pronunciada. Las intensas ráfagas mueven mi paraguas que oscila como un trompo invertido a punto de detenerse. Mientras me afirmo observo varios perros que pasan a mi lado; el último, desafiante y fuerte, mira mi paraguas con gesto amenazador. Su pelo liso y negro brilla como sus ojos fieros.
- Quieto.... no pasa nada...- digo - Me mira recio. Le sostengo la mirada, esbozo una sonrisa sin mostrar los dientes. Gira y sigue hacia arriba. Cada tanto se vuelve y nuestras miradas se enganchan, al fin se mete entre los árboles y desaparece...
Ya no llueve. Sacudo y ajusto el paraguas, las varillas están torcidas, lo fuerzo un poco. Los árboles del parque dejan caer sus gotas sobre mí. Ráfagas de viento los sacuden sin piedad. También retrasan mi avance. Tendría que volver, no siento el paisaje igual que siempre. Entre los setos diviso los perros que siguen trotando hacia su destino.
El viento azuza al viejo que delante de mí camina con paso vacilante. Cabeza y hombros bajo el negro hongo mojado. Parece agobiado. Después de una leve indecisión, se sienta. Paraguas, mano, persona y banco en completa unión. Su aspecto introvertido me conmueve. Algo despierta mi curiosidad, no sé que es. Llego al banco y en un arranque de solidaridad me siento a su lado. No veo su cara, su paraguas está ladeado. Mientras acomodo las varillas del mío hay gran agitación en lo arbustos. Oigo gruñidos amenazantes.
Es entonces cuando observo inquieta a mi vecino quien en ese momento descorre el negro telón que lo cubría. Veo su rostro. Es un rostro crispado. Ojos abiertos, vidriosos, fieros. En su mano derecha un revólver. Instintivamente me pongo de pie y retrocedo. Grita con voz amenazante, ronca, dura:
- ¡Quieta! - ¡El dinero! - ¡El bolso!
Un feroz gruñido me sobresalta tanto como su gesto y el arma. Desde atrás de los arbustos una cabeza brillante y negra se acerca veloz. Los blancos dientes en actitud de ataque. El negro cuerpo se precipita hacia el hombre del paraguas, que gira su arma hacia él. Un...
- ¡¡Noo!! - profundo sale de mi garganta, al tiempo que tiro el paraguas a la cabeza del rufián. El perro es rápido y la sorpresa hace que el arma caiga mientras se dispara. Giro sin mirar y corro, corro barranca abajo.
El viento me empuja haciendo más fácil el descenso. No miro atrás. Los ruidos se mezclan. Viento. Ladridos. Gritos. Aullidos. Salgo del parque. Cruzo la calle y entro rápido en la cafetería. Llamo a la policía desde mi teléfono. Mi respiración agitada no me permite hablar coherentemente. Describo la situación como puedo. El camarero solícito me quita el móvil de las manos y continúa explicando:
- Ella está bien... - Siii… Cafetería Plaza...
Llueve en la calle y en mis ojos. Espero con un sollozo sin sonido.
- En la calle Industrial… Frente al Parque Santa Margarita -
Un grupo de perros vagabundos sale del parque.
Le digo quedo al camarero
- El perro negro no está -

El camarero informa al policía:

- Dice que mató a su perro -
Yo lo recuerdo:
Negro.
Fiero.
Amigo.

Deseo que no esté muerto.

El viento arrecia.
La tarde llora.
Yo también.

30 comentarios:

FRA:CO dijo...

Bello.

PIER BIONNIVELLS dijo...

Hija!! Me has metido la tensión en el cuerpo!!
Pero como me ha gustado.. aún estoy pasando el cafe lentamente por mi garganta!!
Que buena descripción de todo.. el paseo la lluvia le perro el ladron..Espectacular escrito!!
Me ha encantado..Que tengas una buena semana. cuidate!! Te dejo abrazos.

fonsilleda dijo...

¡Precioso!, he sentido la tensión, el temor por mi vida y por la del perro, he notado la humedad y el agobio.
¡Estupendo!, en serio.
Bicos.

RosaMaría dijo...

FRA:CO: Gracias
PIER BIONNIVELLS: Me alegra haberte impactado, fue la idea y yo lo viví imaginariamente. Gracias, besote.
FONSILLEDA: Gracias amiga. Abrazote, pasaré a leerte.

Franziska dijo...

Un relato extraordinario con mucha emoción y un final sorprendente. Es hermosisímo. Me ha hecho disfrutar de la lectura. Gracias por compartirlo.

Un abrazo.

Manel Aljama dijo...

Menos mal que lo viviste imaginariamente. Lo has hecho tan bueno y tan verosímil que hasta pensé que lo literario se reducía a la pictoricidad de lluvia y el viento...
Y está lleno de recursos que le dan ese realismo: "el aspecto oscuro del paseante, no enseñarle los dientes al perro, el rostro del asaltante..."

JAVIER AKERMAN dijo...

Un relato magnífico, donde se funde el diálogo no verbal entre perro y humano con un final que invita a la reflexión.
Un saludo cordial.

Anónimo dijo...

me ha gustado mucho, húmano y canino, precioso, voto-3

tia elsa dijo...

Que lindo escrbes Rosa María,pude con tu relato visualizar toda la escena, maravilloso, quiero mas!!! Besos tía Elsa.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Muchas gracias por tu visita. Volveré con algo de más tiempo.
Saludos

digler dijo...

que buen escrito! me introdujo de lleno en la historia

Mirentxu dijo...

Yo te cuento que me ha gustado mucho tu visita a mi blog de costura seda y esparto y que me alegra saber que a ti, mis labores también te han gustado.

He leído tu cuento de "perros vagabundos" y te felicito, narras y describes muy bien.

Te voy a enlazar en mi otro blog, te dejo la dirección por si te quieres pasar, solo tienes que pincha aqui

Espero que de ahora en adelante nos visitemos y leamos mutuamente, para mi será un placer.

Susana de Argentina dijo...

Ay! Rosa Marí! se me puso la piel de galina! hermoso relato!! besitos!!

unjubilado dijo...

Admiro a los escritores, ya que yo nunca he sabido escribir.
Pero en un comentario tuyo en mi blog he leído "Boca arriba o abajo a leer siempre!"
Y me ha recordado un post que publiqué hace tiempo.
Lo puedes leer aquíSaludos de una persona mayor que siempre ha sido de ciencias.

Pablo dijo...

un extraordinario relato que llena de emocion y de tensión

RosaMaría dijo...

FRANZISKA: Qué lo digas tú a quien admiro como escritora me llena de alegría. Gracias.
MANUEL ALJAMA: tus comentarios son estimulantes, tu visita siempre un placer. Gracias.
JAVIER AKERMAN:Apreciado doctor, es un gustazo para mi que le haya gustado. Agradecida por su visita.
ANÓNIMO: Un nombre me hubiera agradado,tu visita siempre es bienvenida y tus códigos también.
TIA ELSA: gracias. Me satisface que te gustara, no sabés cómo aprecio todos los comentarios, pero de a poco, la inspiración no fluye a mi albedrío, aparece de pronto... Besote
LA CASA ENCENDIDA: pues te espero cuando gustes. saludos.
DIGLER: a mi también, se me metió por la mente y llegó a mi mano, los relatos son así... gracias muchas, abrazo grande.
MIRENTXU:No es la primera vez que te visité, solo que me estoy poniendo al día. gracias por venir y leerme, hasta prontito.
SUSANA DE ARGENTINA: tu nik me ponía piel de gallina cuando estaba en España, nostalgias...
Gracias, me alegro te distrajera un rato. Espero que estés bien. Besote
UN JUBILADO: una ciencia es otra ciencia y todos somos algo científicos en lo nuestro, muy bueno tu post las intenciones puestas al principio, lo hacen interesante y divertido. De mayor a mayor: un abrazo

Abedugu dijo...

Un relato muy interesante, espero que al perro no le pasara nada.
Un saludo.

Elida de Diego dijo...

ROSI QUERIDA !!!

Me has dejado un nudo en el estómago!!!
Has echo una narración, con un final lleno se suspenso, todo tan creíble !!! Ya sabes que no se escribir, pero cuando leo, me lo creo tanto, lo vivo tanto, que ya te quería ayudar !!!
Bueno, ahora me voy a aflojar un poco de tanta emoción!!!

¡¡¡FELICITACIONES,AMIGA, QUE LINDO QUE ESCRIBES !!!

Besitos de Eli

Alejandra Aruj dijo...

mmmmm, cuánto misterio! me gusta !
necesito que me dé algún conatcto para enviarle algo en privado, quiero compartir con usted algo que escribí, pero no lo publico hasta que no esté patentado.
saludos !

David Carrascosa dijo...

Hola Rosa. te he dejado algo en Peon de Brega!

Elida de Diego dijo...

Hola amiga, tienes de premio el blog VIOLETA!!!
Puedes pasar a retirarlo en la entrada de mi blog.
Cariños de Eli

RosaMaría dijo...

ABEDUGU: gracias, me alegro que te resultara entretenido. Besos.
ELIDA DE DIEGO: Gracias amiga, jajaja... es bueno tener lectoras impresionables, todo les llega... Gracias por el premio, ya lo pondré. Besotes y carantoñas para la familia.
ALEJANDRA ARUJ: relusol de yahoo.es
los míos están registrados en España pero es registro internacional, allá es muy sencillo el trámite, aquí debe serlo también.Me alegra que te haya gustado y que me visites. Besotes

PARRAFO PERFECTO dijo...

Un bellísimo relato.
Me emocionó!

un abrazo!

RosaMaría dijo...

PARRAFO PERFECTO: Me alegro que te haya gustado y también me alegro por tu visita a mi blog. Saludos.

SOL dijo...

Me gusto muchisimo el relato... mas o menos como que me comia las uñas.. y sobre todo me quede pensando que habra sido de la vida del perro... al final son siempre los mas fieles.. mas que el mismo ser humano!!!
Besos cielo, llenos de luz para ti...

CILENCIO NO SE CALLA dijo...

Rosa María, escribís lindo, demasiado... Manejás muchas cosas muy bien, y de eso algo entiendo.¿donde ubicaste el relato este, en España?
¿Sabés que doy clases de dibujo en la CASA DE LA CULTURA DE RAMOS MEJÍA,los sábados de 14 a 16?
Un beso en Cilencio.

RosaMaría dijo...

CILENCIO: si, lo ubiqué en La Coruña donde viví 20 años hasta julio pasado. Saludos y gracias.

RosaMaría dijo...

SOL: hola amiga, como me gusta que todos se hayan inquietado con el relato, aunque no era para comerse las uñas.
No se de el perro, mi imaginación dió hasta allí no mas.
El grupo de perros era verdadero, el paseo y el viento tmaibén. No así lo demás. Gracias amiga por tu visita y tu comentario.

Lydia dijo...

Una historia muy negra, como tu perro amigo. Me ha gustado tanto... Tu mirada poetica y oscura sobre un hecho casi banal pero dónde hay magia, espesa y profunda. Muy bueno!

Un saludo,

RosaMaría dijo...

LYDIA: gracias me alegra que haya despertado tu interés. Besote

A PESAR DEL TIEMPO

Rosas a la espera, nobles. Aún sin agua siguen abriéndose al sol, a la luz, esperando que alguien se asome a esa puerta añeja y despintad...