sábado, 14 de abril de 2018

BREVES MOMENTOS



Algunas volaban, otras jugaban a la ronda formando un círculo que hacía un pequeño cráter en el centro, otras iban y venían, algunas estaban quietas. Todas en distintos tonos de amarillo hasta el marrón que no era dorado, era gastado, en algunas veteado, en otras tirando al rojizo, algunas bordó.
En ese conjunto el silencio también se vistió de fiesta con sonidos leves, desde el chistido breve formando intervalos apenas perceptibles hasta un lamento de despedida cuando se partían debajo de pisadas de distraídos caminantes, o del puntapié de algún niño. 

Y allí la vi. Nació a destiempo. Justo cuando las mayores se desprendían porque la estación lo indicaba y así el árbol pudiera guardar energías y savia para renacer al cabo de unos meses.
Ella nació, pero tuvo que desprenderse obedeciendo el mandato de años.
Y la tomé entre mis manos, haciendo un hueco para no lastimarla, para acompañarla en su natural decadencia.

Estuvo frente a mí varios días, se sintió querida, fotografiada y dada vuelta con cuidado. No sé si sabría cual era su final, seguramente no.¡ Era tan pequeña y tan perfecta! No la quise poner entre las páginas de un libro y allí mismo, sobre esa página blanca que puse en el escritorio se fue ajando, secando poco a poco.

Como en muchos órdenes de la vida todo lo que nos rodea se va ajando, gastando, muriendo.
Recordaré siempre, como recuerdo todo lo perdido, a esa pequeña hoja.

Me alegró tenerla y me dolió perderla. 
También tuve que desecharla...

El otoño como cualquier estación del año nos da ejemplo de reposo o de prepararse para él.

¿QUÉ SIENTE ESA SEÑORA QUE SE HIZO MAYOR? ... 9

 ¿Qué siente esa señora que se hizo mayor sin darse cuenta?  Piensa que la vida es cambio y sigue cambiando. Su nieta Rocío comenzó la mudan...