domingo, 21 de agosto de 2011

MOMENTOS, SOLO MOMENTOS


Pinceles olvidados al son de una canción.
Voy repasando momentos
que me llegan del pasado
tela, color, ritmo y papel
inspirados en óleos, acuarelas o pastel.

¿Dónde quedó la creación?
Pesares y obligaciones acapararon el tiempo,
los pinceles en el frasco me recuerdan su función,
quedo mirando los cuadros y ellos desde las paredes
traen a mi recuerdo épocas de inspiración.

Pregunto a veces si hubo una real aficción,
lo mismo que en la poesía que se niega a resurgir.
¿Será falta de tiempo o falta de decisión?
¿O será un dolor oculto que se niega a revelar
por cualquier medio expresivo carencias del corazón?

¿Dónde quedó la creación?
Escribo palabras sueltas algo que llaman tormenta
pero no hay ilación, no se concretan historias,
los personajes se escapan al igual que las imágenes
nada resuelvo en concreto, persiste la dispersión.

Pinceles olvidados al son de una canción
voy repasando momentos.
Momentos, breves momentos.
¿Será duelo, será estrés?
Solo con los amigos surge comunicación.
Solo son breves momentos sin creativa concreción.

¿Acaso es el invierno con su orballo y su garúa
que en sus grises me atrapó?
Realidades cotidianas: Las cenizas del Volcán,
tiempos que fueron dichosos, el frío que trajo gripes,
inseguridad, elecciones. Excusas, excusas son.

Momentos, solo momentos...
momentos que cambiarán...

domingo, 7 de agosto de 2011

ELOGIO A LA VIDA

Qué hermoso es estar vivos, intensamente vivos

y disfrutarlo todo desde la entraña misma de la vida.

Aspirar por ejemplo con hondura el aroma del pan recién horneado

y sentirnos sembrados de trigales, de buena levadura,

de manos amorosas que le dieron un sabor celestial con su dulzura.



Gozar con el saludo del vecino,

con la risa infantil que pedalea sobre el viejo triciclo,

con el vuelo armonioso de las aves,

con la verde canción que canta el grillo

o con la lluvia mansa cuando pinta con sus pecas de hielo los cristales.



Hay demasiada muerte a nuestro lado

y para derrotarla hay que seguir viviendo,

gozando la palmada del sol cada mañana

y su abrazo fraterno y compañero.

el viento redondeando las naranjas,

el olor de crispetas dominguero

y el ballet de palomas en los parques

bajo el canto pregón de los venteros.



Disfrutar de los besos, de la música,

de nuestros pasos sobre el pavimento,

de poder abrazar un amigo,

de gritar un te quiero,

de un libro viejo y un café caliente en las noches de invierno,

y de esa fuerza inmensa de que está hecha el alma

que nos ayuda a derrotar por siempre el sufrimiento.



Hay que gozarlo todo,

no importa cuantos años habiten nuestros huesos.

Si son pocos, gocemos de la limpia tersura que adorna nuestro cuerpo,

descubramos el mundo a cada paso

desde la hormiga humilde hasta el lucero

y saquemos de adentro la alegría para estrenarla a diario como un vestido nuevo.



Hay que seguir gozando de la vida

aunque ese escultor llamado tiempo haya tallado en nuestro rostro arrugas

o haya encorvado un poco nuestro cuerpo.

Hora es de cosechar amaneceres,

de disfrutar silencios,

de asombrarnos de nuevo con el mundo,

de mirarnos por dentro y sabernos preñados de alegría,

sin miedo a soledades ni a recuerdos.



Hay que vivir la vida a cada instante con un gozo infinito, con agradecimiento,

y cual si fuera una cometa enamorada de algún pedazo azul de firmamento,

soltarle su cordel para que vuele desposada por siempre con el viento,

hasta encontrar a Dios para contarle,

con palabras redondas de contento

que fue maravilloso haber vivido con honradez, pasión y sentimiento.



JOSE HERNÁNDEZ

(Argentina, 1834-1886)

Poeta y federalista argentino cuyo gran poema El gaucho Martín Fierro, considerado como un clásico nacional, canta la independencia, el estoicismo y el coraje del gaucho. No se conoce mucho sobre la infancia de Hernández, aunque parece ser que una enfermedad de la adolescencia le obligó a vivir en las pampas. Allí fue donde entró en contacto con el estilo de vida, la lengua y los códigos de honor de los gauchos. Fue un autodidacta y, a través de sus numerosas lecturas, adquirió unas claras ideas políticas. Entre 1852 y 1872, durante una época de gran agitación política, defendió la postura de que las provincias no debían permanecer ligadas a las autoridades centrales, establecidas en Buenos Aires. Participó en la última rebelión gaucha, la de López Jordán, un desdichado movimiento que finalizó en 1871 con la derrota de los gauchos y el exilio de Hernández. A su regreso a Argentina en 1874, continuó su lucha por otros medios, como la fundación del periódico Revista del Río de la Plata, en el que defendió posturas federalistas, y el desempeño de varios cargos oficiales.
Pero fue, sin embargo, a través de su poesía como consiguió un gran eco para sus propuestas, y la más valiosa contribución a la causa de los gauchos. El gaucho Martín Fierro (1872) es un poema épico popular y está considerado una de las grandes obras de la literatura argentina. Martín Fierro es el narrador de su vida, y lleva a cabo un retrato de la sencillez rural, la independencia y la paz de su espíritu. El poema recorre la inicial felicidad de su vida familiar en las planicies, hasta que Martín es obligado a alistarse en el ejército, su odio de la vida militar, su rebelión y su consiguiente deserción. A su regreso, descubre que su casa ha sido destruida y su familia se ha marchado, y la desesperación le empuja a unirse a los indios y convertirse en un hombre fuera de la ley. En la secuela del poema, La vuelta de Martín Fierro (1879), se reúne por fin con sus hijos y vuelve al seno de la sociedad, para lo que ha de sacrificar gran parte de su preciosa independencia. El gran mérito del autor del Martín Fierro fue el de llevar a la literatura la vida de un gaucho, contándola en primera persona, con sus propias palabras e imbuido de su espíritu. En el gaucho, Hernández descubrió la encarnación del coraje y la integridad inherentes a una vida independiente. Esta figura era, según él, el verdadero representante del carácter argentino, noción que le situó en directa oposición con el curso de los acontecimientos y con poderosos intereses políticos.

El Gaucho Martín Fierro (fragmento)
La Vuelta de Martín Fierro (fragmento)


(Texto extraído de El Poder de la Palabra donde los remito)

¿QUÉ SIENTE ESA SEÑORA QUE SE HIZO MAYOR? ... 5

 ¿Qué siente esa señora que se hizo mayor? Siente que los cumpleaños entre sus pares son cada vez más reducidos. Cada vez las primas, herman...