viernes, 29 de mayo de 2020

TIEMPO DE DESCANSAR


    


Definitivamente llega el momento del retiro. No voy a hablar de la inspiración, porque al no moverme ni recibir estímulos personales, ni poder viajar la inspiración no llega.

     Estos tiempos marcaron un gran parate en mi vida lo que hace que una se aisle más de lo que por edad ya produce un retraimiento.

     Es por eso que cierro los blogs, cosa que no impedirá que los visite porque puedo viajar a través de sus fotos, paseos, museos, música, relatos, poesías, jardines, lugares remotos y todo lo que vosotros tan generosamente ponéis.

     El cariño que me han brindado en sus comentarios, el aliento en ellos y la interacción que tuvimos llenan mi corazón.

     Estoy bien, no quiero preocuparlos, simplemente, que necesito la energía para seguir apuntalando a los míos y a mí misma.

     Seguiré visitándolos. Gracias amigos y amigas…



viernes, 15 de mayo de 2020

CONVERSACIONES CON EL PAPEL 20




Cuánto hace que no conversamos papel… Un desgano infinito me invade en esta cuarentena. Extraño tanto la movilidad a la que estaba acostumbrada. Pasé solo a tareas que exige esta cuarentena que ya lleva cincuenta días. Limpiar, desinfectar, pensar en compras esenciales, encontrar el medio de hacerlas sin romper esa cuarentena, pero aun así arriesgarme a salir para lo indispensable. Sabes que me gusta elegir lo que compro papel, ver los precios, aunque eso de ver ahora es difícil porque en las verdulerías del barrio no hay precios puestos, atienden de la puerta para afuera así que no se puede controlar la calidad y menos la balanza.  Pobre el que no tiene remanente o que no sabe administrarse cocinar o usar los elementos de la mejor manera para no gastar tanto. La carnicería igual, por respeto a la gente que espera manteniendo su distancia, es difícil elegir rápidamente y más si no está el producto que tenías pensado y reemplazar lo pensado por otra cosa de acuerdo al bolsillo. Esta pandemia no es solo de salud, también la economía la está sufriendo y mucho. A medida que te cuento veo que empecé por las dificultades prácticas. Las otras las del alma y de las emociones son las que más hacen mella en mi carácter y por ello más difíciles de expresar. No poder abrazar, besar, conversar a distancia normal, reírse a carcajadas, todo, todo vedado. Un bozal en la boca. Un bozal en el alma que necesita ese contacto emocional y físico. Me hace bien hablar contigo papel, creí que no iba a poder hacerlo. Tanto es lo que uno se retiene, que no se permite, que hasta hablar con el papel se hace difícil. Se extrañan los grandes amores, los pequeños amores, los grandes afectos, los pequeños afectos, se extrañan las conversaciones profundas y las intrascendentes. Ahora todo se limita a: ¿Estás bien, tus hijos bien, tus nietos bien? Las contestaciones clásicas y la misma pregunta por el otro lado del teléfono o WhatsApp. No se quiere tocar el tema de la pandemia papel, pero sin proponérselo todos caen en ello. También está la alegría exagerada a veces, la despreocupación por algunas cosas, en fin, todo anormal. Y la despedida siempre con lo mismo, recomendaciones, consejos, y otra vez lo mismo papel. Hice unas calles más el otro día para ir a la Farmacia, las piernas no eran las mismas, el equilibrio y la sensación propioceptiva requerían más atención, más cuando el “bozal” no te deja ver bien hacia abajo. Atención, atención me repito y me enderezo y coloco la espalda porque sé que todo depende de una buena postura. La gente mira con un poco de desconfianza papel, yo también y trato de mantener la distancia que a su vez ellos mantienen prudentemente. Parece que me he soltado papel, hace rato que no hablo tanto con nadie. Así como uno parece un niño cuando se larga a caminar, no sé si podré mantener una conversación inteligente, amena o mínimamente entretenida. Menos mal que a los demás les pasará lo mismo. La vida es así, mal o bien todo se repite y a todos nos pasan cosas parecidas si no iguales. Ya sé papel, ahora termina mi verborragia (linda palabra) será hasta la próxima y gracias por tu paciente escucha.

¿QUÉ PIENSA ESA SEÑORA QUE SE HIZO MAYOR SIN DARSE CUENTA? ...14

 ¿Qué piensa esa señora que se hizo mayor sin darse cuenta? Que hubo momentos de NUESTRA GENERACIÓN en que se amaba a FUEGO LENTO.  HABRÁ QU...