jueves, 17 de mayo de 2018

VOY A DESCANSAR


Termas de Río Hondo

Allá voy como todos los años a buscar buen tiempo y darme unos baños termales.

Eso es salud para mí, así que hasta la vuelta.

jueves, 10 de mayo de 2018

MINI-GRIPE


Hola amigos:
     Hay tema gripe, liviana, pero gripe al fin.
     Hay pocas ganas de moverse, de escribir, de buscar e incursionar en datos, fotos y otros.
     Hay pocas ganas de leer y muchas ganas de dejarse estar, cerrar los ojos para que descansen y también se repongan.
     Hay gran necesidad de mimos y también de silencio, las orejas descansan y la música relajante es buena compañía.
     Hay ideas pues la mente no descansa y aún así el reposo se impone así que los saludo hasta que me reponga.
     Hay besos para todos que por este medio no contagian.
   

sábado, 14 de abril de 2018

BREVES MOMENTOS



Algunas volaban, otras jugaban a la ronda formando un círculo que hacía un pequeño cráter en el centro, otras iban y venían, algunas estaban quietas. Todas en distintos tonos de amarillo hasta el marrón que no era dorado, era gastado, en algunas veteado, en otras tirando al rojizo, algunas bordó.
En ese conjunto el silencio también se vistió de fiesta con sonidos leves, desde el chistido breve formando intervalos apenas perceptibles hasta un lamento de despedida cuando se partían debajo de pisadas de distraídos caminantes, o del puntapié de algún niño. 

Y allí la vi. Nació a destiempo. Justo cuando las mayores se desprendían porque la estación lo indicaba y así el árbol pudiera guardar energías y savia para renacer al cabo de unos meses.
Ella nació, pero tuvo que desprenderse obedeciendo el mandato de años.
Y la tomé entre mis manos, haciendo un hueco para no lastimarla, para acompañarla en su natural decadencia.

Estuvo frente a mí varios días, se sintió querida, fotografiada y dada vuelta con cuidado. No sé si sabría cual era su final, seguramente no.¡ Era tan pequeña y tan perfecta! No la quise poner entre las páginas de un libro y allí mismo, sobre esa página blanca que puse en el escritorio se fue ajando, secando poco a poco.

Como en muchos órdenes de la vida todo lo que nos rodea se va ajando, gastando, muriendo.
Recordaré siempre, como recuerdo todo lo perdido, a esa pequeña hoja.

Me alegró tenerla y me dolió perderla. 
También tuve que desecharla...

El otoño como cualquier estación del año nos da ejemplo de reposo o de prepararse para él.

viernes, 30 de marzo de 2018

VERANO TARDÍO


VERANO TARDÍO

Comenzó el otoño. Lo único que indica que llegó son las hojas que alfombran las aceras.
Lo poético de ello falla cuando debajo hay alguna irregularidad del terreno que hace trastabillar al pisarlas.
Mencionar los colores que cambian es casi una obligación o defecto poético porque es repetirse en su descripción. En este caso lo obviaré solo imaginen,  miren su paisaje de otoño o recuerden uno que haya sido grato.
Después de unos días de respiro de la agobiante temperatura del verano, éste volvió.
Tardío. 
Siempre hay un verano tardío.
Es más agobiante que el verano propiamente dicho ya que la adaptación del cuerpo no suele ser rápida.
Fresco, frío y vuelta al calor, un calor denso, pesado…
Esperamos la lluvia que al fin llega. Cae lenta, en gotas mínimas que levantan un vaho que calienta y ensucia más que refresca.
Esperamos el viento que al fin llega. Presagia que en algún momento se desatará más fuerte la lluvia.
Sin esperarlos, truenos y relámpagos, relámpagos y truenos. Luz y sonido conforman una danza que ilumina el cielo que amenaza pero no se decide a aliviarnos con la lluvia. Es un espectáculo que nos brinda la Naturaleza sin ningún costo, simplemente sucede.
Ahora sí, comienza a llover. ¡Qué digo llover! Granizo pequeño, luego más grande y así hasta ensordecer con piedras del tamaño de pelotas de pin pon, algunas llegando a pelotas de tenis.
La danza y orquesta de relámpagos y truenos ya mengua, ahora se agrega  la danza de las piedras que salen disparadas, se amontonan y golpean en todo lo que encuentran brindando sonidos que no podríamos reproducir y armonías extrañas, a veces inquietantes.
Es una alfombra blanca sobre hojas de colores.
Dañan, rompen, pero es grato tenerlas en las manos. Refrescan y hasta la próxima que no se sabe cuándo será, es maravilloso verlas y tocarlas  aunque asusten sus consecuencias.
Parece que el cielo ya descargó toda su bronca o su bendición  no lo sabemos, pero ahora llueve copiosamente
¿Por qué estoy bajo la lluvia?  ¿Bajo esa lluvia que caen sin cesar y moja mi cara, mi pelo,  y toda mi persona?
Es que la lluvia trae alivio.
Lluvia sabia que cae en el momento justo, plantas, animales y suelo agradecidos.
Lluvia de verano tardío.
Calor, agobio y bendición del cielo que siempre perdona y da y  sigue dando alivio al caer en gotas que se entrelazan densas y copiosas  trayendo paz al humano. 
Los campos se anegan, si sigue lloviendo así, la cosecha se perderá como se perdió varias veces.
Llueve donde no hace falta, donde la tierra se abre rogando como una boca sedienta, la tierra pide y la lluvia es esquiva.
El  Humano  poco repara en ello, solo siente que su frescor lo invade con un gusto dulzón y tierno.
Lluvia de verano tardío…

 Rosa Favale Macías.


 Los invito a visitar esta página donde se explica cómo influye el verano tardío en nosotros.
Es parte de la terapia china que aplico en mis tratamientos.

 https://www.enbuenasmanos.com/el-verano-tardio






lunes, 19 de marzo de 2018

EXPERIENCIAS DE VIAJES 1




Estoy en Mar del Plata. Cafetería del hotel Rívoli, Luro y Corrientes.
Desde la entrada hasta el final de la cafetería, mesas y sillas, a continuación los baños. En la entrada suelo blanco con bordes negros, en la cafetería suelo claro uniforme.
 En el centro la mesa en la que ponen el desayuno y al otro costado más mesas y sillas para los huéspedes.

Desayuno a la americana, muy bien servido. No falta nada, fiambres, pan, tostadas facturas de todo tipo, tartas y torta, queso, dulce, manteca. Todo completo y abundante.

Voy al baño. Bajé preparada para ir a la playa porque no tengo ganas de esperar cualquiera de los dos únicos ascensores donde entran apenas tres personas pues estoy en el piso once, el ante último pues el hotel tiene doce pisos y muchas habitaciones en cada uno.

Las empleadas ya están limpiando. Vengo del baño y espero a un costado para no molestar.
-“¡Salga de ahí señora!”
Es el conserje que me grita, está enojado, seguro que no conmigo. Me aparto otro poco, pero insiste, mal…
-“Salga de ahí..”
-“Eh, me lo puede decir de otra forma, ¿No?” le digo asombrada.
Las señoras que aún quedan en la primera mesa asienten indignadas debo dar lástima en el rincón.
La empleada sigue pasando el trapo al piso, de derecha a izquierda, de izquierda a derecha.
Espero que seque un poco y doy un paso más adelante y quedo a la derecha del conserje que está impidiendo el paso a una pareja muy mayor que viene desde la entrada por el pasillo  de grandes baldosas blancas y negras. Los abuelos se apoyan mutuamente, la señora con cierta dificultad.
El conserje pregunta en voz más alta:
 -“¿Adónde quieren ir?”
Los abuelos asombrados retroceden, se encojen,  se apoyan más el uno en el otro y lo miran sin decir palabra…
El conserje repite la pregunta gritando fuera de sí:
-“¿Adónde quieren ir?”
Estamos cerca de la recepción, hay gente esperando, estoy frente a los abuelos casi a la derecha del conserje. Estoy muy enojada por el maltrato tanto a mí como a los señores que parecen más encorvados de lo que son.
Entonces digo con voz calma pero alta y clara:
-“Van a hacer caca..”
Y otra vez la pregunta, parece que no me escuchó y eso que estoy prácticamente a su lado:
-“¿Adónde quieren ir?”
Y otra vez respondo:
-“Van a hacer ¡Caca..! ¡Caca..!” Le digo casi al oído.
El conserje se queda mudo, gira y me mira asombrado, no dice nada...
-¡”CA CA”!
 Le repito fuerte y lento acentuando las sílabas, y sigo hacia la salida.  Veo que los empleados de recepción se ríen disimuladamente.
No sé como terminó todo, pues me voy sin mirar atrás antes que me corra …

A la mañana siguiente, le pregunto a la chica de la cafetería quién era ese maleducado del día anterior.
-“¡Es el dueño del hotel..!  ¡¡Es un cascarrabias!!”

Desde luego que no vuelvo a contratar viaje en  ese hotel no solo por eso sino  por otras deficiencias y porque las toallas no son las que más me gustan… A las pruebas me remito…


lunes, 26 de febrero de 2018

LO QUE EL SILENCIO DICE


Le Passage -Kay Sage - 1956

Amistades, familia, naturaleza, pintura, música, silencio, decoración, escritura, juego, ocupación, silencio,  viajes, comidas,  silencio.

Todo es un arte que hay que emprender para desarrollarse, descubrir, brindar, y tener momentos de crecimiento cuando estamos a solas.


No creo en la compulsión excesiva hacia una actividad, creo que siempre se impone una pausa, un silencio, para asimilar la oportunidad de aprendizaje que brinda cada cosa que hacemos.

El relato repetitivo de cosas que realizamos o anécdotas vividas no asevera que dicha realización o recuerdo sean totalmente ciertos, pues el relato siempre tendrá pequeños cambios que imaginamos y que nuestra fantasía agrega tanto para enriquecerlo como para borrar algo que no nos gustó en su momento. Tal es el caso de un cuento relatado a un niño que espontáneamente dirá “Eso no es así”


Amistades y familia son referentes ideales para reconocer en cada uno cualidades o defectos propios que se pueden limar o eliminar siempre que tengamos la suficiente modestia  como para hacerlo. Un gran esfuerzo para nuestro ego, nuestra vanidad y cierta autosuficiencia propia de todo Ser Humano. Una gran oportunidad para disfrutar de la vida en compañía de los otros.



La Naturaleza con sus cambios continuos, nacimiento y muerte nos da lecciones aplicables a la vida misma. Tanto el mundo vegetal como el animal muestran costumbres, intolerancias, adaptaciones, intercambios, amor, y ejemplos a los que generalmente no vemos como propios, pero que son inherentes a todos.
 
El tango en París - Raúl Soldi  1963
La pintura al igual que la música nos brinda la posibilidad de expresión ya sea que sepamos pintar,  interpretar o no, admirando o rechazando obras que nos llegan más que otras al contemplarlas o escucharlas. Somos sensibles a ellas no porque las comprendamos sino porque llegan a la emoción, al corazón. Es una comunicación universal con el otro, con la época en que fue realizada, con el contexto en la que se concibió o simplemente porque expresamos: Me gusta.
 
Guayasamín  -  Manos de protesta

Y cuando llega el silencio, es difícil llenarlo, pero también puede ser enriquecedor pues promueve cambios al que pueda percibir lo que el silencio dice.

Decoración, escritura, juego, pienso que sus contenidos son los mismos, somos libres de crear aunque haya reglas que respetar y límites  que a veces cruzamos con la imaginación y  por imposición de la propia creación que a veces no tiene límite.
 
Michael Cheval
Ocupación,  placentera o no tanto pero imprescindible, es parte de la disciplina que impone el diario vivir y la subsistencia. Hace a la realización de la persona pues ocupa el tiempo, y a veces mucha parte del tiempo, en aras de obtener lo necesario y lo innecesario y sobre todo de desarrollar saberes, especialidades, habilidades y cualidades para bien propio y/o de los demás.

Y cuando llega el silencio, se evalúa lo realizado, se mejoran las tácticas y recursos para dicha ocupación pues promueve cambios al que pueda percibir lo que el silencio dice.
 
Paseo marítimo -   La Coruña  

Viajes, comidas, paseos por el exterior y el interior de uno mismo, para poder reconocernos y reconocer a los que nos precedieron por sus costumbres, lengua, escritura, ritmos, vestido, sabores, olores, colores, arquitectura, y  para repensar en cuanto a que no somos diferentes, sino que las circunstancias, el medio  y los distintos momentos de la historia marcan rumbos que no son los nuestros pero que son todos respetables. Viajes y comida sirven también para valorar la adaptación a los diferentes lugares en los que tuvieron que desarrollar sus vidas los pobladores de cada lugar. Creo firmemente que los viajes deben servir para eso y para acrecentar nuestro poder de adaptación al medio y al crecimiento personal.

Y cuando llega el silencio, se disfruta lo visto y la comida, se repasan las imágenes y se recuerdan las personas que conocimos seguros de que esa experiencia seguramente promovió cambios, al que pueda percibir lo que el silencio dice.

martes, 6 de febrero de 2018

¡CUÁNTO ARTE HAY EN EL MUNDO!


Turner, Storm, 1823
 Mirando a Turner y sus acuarelas avasallantes, con esa fuerza increíble que supointerpretar de la Naturaleza fue cuando comencé a pensar en tantos otros creadores.


 Algunos mezclando pintura, música, escultura, poesía, locura, amor, humor, protesta, observación especial del mundo que les tocó vivir.

Vidas con locuras parecidas a las de esta época, aunque en otro contexto.

 Una situación económica dura, relaciones de dependencia o de libertad, persecuciones, guerras, amoríos, grandes amores, soledad impuesta por sí mismos o por sus mecenas, enfermedades, locura propia o heredada, privaciones, desastres ecológicos.

Viajes tortuosos, penosos y hasta trágicos por las mencionadas condiciones que  no impidieron sino al contrario, propiciaron creaciones en todas las artes.
Artistas incomprendidos y perseguidos.

Increíblemente el artista surge y renace  para concretar en obras magníficas inolvidables e inigualables. 
El poderío de la mente haciendo de todo ello el objetivo principal de su vida  transformándolo en maravilla y utilizando el sufrimiento placer u observación para deleite de las personas sensibles de las generaciones posteriores.

Obras que pueden gustar o no, que comprendamos o no,  pero que es indiscutible que transforman y muestran al mundo nuevos enfoques, cualquiera sea la disciplina que desarrollan.

Algunos se horrorizarán, otros las mirarán con indiferencia, otros verán en ellas un cambio que quieren transmitir al mundo, otros tendrán un acercamiento más rápido a ese cambio, un punto de vista diferente que sin duda llevará a pensar e interactuar puesto que no solo existe lo llamado “bello”, sino lo que expresa dolor, injusticia, reclamos, realidades que no vieron, ni vemos, ni queremos ver.

¡Cuánto debemos al arte!

Lo cómodo y lo incómodo.

 Lo incómodo sería lo destructivo, que ya no es lo mío, prefiero quedarme con el arte de vivir bien, que es el verdadero arte

 También incluyo diseños, construcciones, moda, automotores, grandes transatlánticos, aviones, tecnología, ciencia y otros.

Superación, empuje, pasión y atención puestos al servicio del arte.

Sin ser artistas o creadores sobresalientes, medianos o sin haberlo descubierto, solo el dedicar lo mejor de nosotros a lo que sepamos hacer ya es una obra y un legado que no por ser poco grandioso es menos importante.


 Lo importante es no dejar de lado la curiosidad por  saber, experimentar o hacer.
 Manos a la obra.

VOY A DESCANSAR

Termas de Río Hondo Allá voy como todos los años a buscar buen tiempo y darme unos baños termales. Eso es salud para mí, así que hasta l...