lunes, 29 de julio de 2019

CONVERSACIONES CON EL PAPEL 8


¿Qué tal papel? Sabes que no estás solo, que siempre estamos juntos, además cuando nuestra comunicación termina muchos ojos nos acompañan, muchos cerebros y muchos corazones. Son mis amigos, nuestros amigos. Te cuento que a algunos los conozco personalmente, todas buenas lindas inteligentes y creativas personas, cada uno en lo suyo. ¿Por qué empecé así papel? Es por una circunstancia del momento que me hace sentirme acompañada, saber que no solo escribo para mí. Amaneció con lluvia torrencial que esporádicamente descarga su furia hace tres días y va para más... La humedad penetra hasta los huesos, todo invita al recogimiento. Calles anegadas donde pocos transitan, fin de semana largo, de puente. Espero que amaine para bajar algunas plantas saturadas, bien sabes papel que son mi gran compañía y como tal tengo que cuidar las más frágiles, tal como se hace con todos los amores. Mis amores duermen aprovechando el feriado. Tú yo y el mate casi a oscuras. Te habrás dado cuenta que no hay luz, corte general desde las siete de la mañana. Corte general en toda Argentina, Uruguay e imagino que algunos países limítrofes. Siempre hay situaciones nuevas por vivir esto no lo viví nunca papel. Imagino a los fanáticos de Internet y celulares, desesperados, gastando batería con sus ágiles dedos sobre las letras hasta que el pequeño aparatito avise que se murió. Es tragicómico papel, que suerte tenerte amigo. La lluvia sigue con su música: tralaralá lalalá, tralaralá lalalá  lalalá, tiritinti tititití, tiritintí  tití tití, tití.  Una gota  cae monótona y rápida toc… toc… toc… toc… toc… y la rejilla toma protagonismo aceptando el agua que baja por la escalera como una pequeña cascada que atraviesa el patio y es tragada con fruición por las cañerías.  Esa gota que caía insistente sobre algo se detiene y sigue ahora más lenta en otro tono  tuc… tuc… tuc… tuc…. tuc… Pi pí avisa el acondicionador de aire, lo único que no está desenchufado, prendió y apagó seguro que la falla continúa. Aprovecho para picar finamente la cebolla, ya ninguno de los dos llora tanto tú como yo estamos acostumbrados papel…Un sonido que se suma al rehogarse lentamente  la cebolla picada en el aceite. Agrego  zanahorias, tomates, apio, todo en picado brunoise, vaya palabrita papel, quedará una salsa liviana para agregar las lentejas que están en remojo desde anoche… Pienso en los hospitales y geriátricos, gente que vive en pisos altos, falta de agua, dependientes de aparatos imprescindibles, negocios, heladeras, bares, restaurants,  más todo lo otro…Además es el día del padre… Está parando, el cielo se aclara apenas, ahora el sonido es más leve ta ta  ratá tatá… tata ratá tatá… La gota sigue lenta tac… tac…tac… tac… otra vez cambió el sonido y la rejilla traga con menos dificultad el agua que viene de la terraza. Las plantas estarán inundadas, la lluvia no da tregua. Mis peces están quietos, espero que el aire natural sea suficiente para ellos y  que el corte no sea largo papel. ¿A ti cómo te afecta?, ¡Mira que eres buena compañía! otra vez el pi pi del aire acondicionado avisa que volvió la luz, por suerte el apagón duró poco. Cuatro horas no traen grandes problemas y bien sabes que tengo gran poder de adaptación en las buenas y en las malas, aprendí que todo tiene solución, me guste o no el resultado. Todavía no enchufaré nada hasta estar segura de que la luz se estabilizó del todo. No hay prisa papel, ya aprendí a vivir sin ansiedades. El guiso de lentejas se está cocinando. La opción del gas se agradece y así vamos adelante por la vida. . Ya sé papel, ahora termina mi verborragia (linda palabra) será hasta la próxima y gracias por tu paciente escucha.

domingo, 7 de julio de 2019

CUENTOS A PEDIDO...

     Una maestra jardinera amiga me pidió si podía hacer dos cuentos breves, uno para sala de 4 años y otro para sala de 5.  Los dos debían contener enseñanza sobre urbanidad, respeto y derechos humanos, incluida la diversidad... Esto no me gustó mucho porque es un tema para adultos.
     Quedé asombrada por ello, pero puse manos a la obra, mejor dicho al cuento...
      No pude hacerlo mejor espero que les sirvan ya que a esa edad solo se da esto con el ejemplo, especialmente en los hogares.
     Por supuesto espero que mi amiga explique varias palabras del cuento, ya que un cuento es un cuento y hay que responder cuando los niños preguntan siendo precisos pero no exhaustivos en las explicaciones.

Salita de 4 años:

¿¿TE AYUDO MAMÁ??

          Eso preguntó Zenón sonriendo a su mamá. Sonreía porque él la quería mucho. ¡Qué linda pregunta! Todos deberíamos ayudar a los demás. No importa en lo que sea, pero es muy grato, es decir lindo… agradable, que podamos ayudar a los demás.

     ­- Gracias Zenón, sos un amor…

     - De nada mami - contestó orgulloso y empezó a reírse porque siempre que escuchaban su nombre todos se daban vuelta a mirarlo.

     - Zenón se escribe con la Z del zorro – explicó a todos.

     - Es un nombre como cualquier otro, fue el nombre de San Zenón que fue un obispo muy importante en Verona. Los que se llaman Zenón tienen las ideas muy claras y son muy sinceros  - y enseguida agregó  - Me lo enseñó mi papá que lee mucho y me dijo que es un nombre como cualquier otro, así que no se rían.

     La mamá lo miró sabiendo que siempre contaba lo mismo a todos. Y también sabía que todos dejarían de reír, porque realmente Zenón hablaba sin ningún tipo de rodeos.

     La fila de la caja era larga, llegó una señora mayor y les preguntó si podía pasar pues solo llevaba leche y pan. La mamá le dijo que sí y le preguntó al Sr. de adelante si la dejaba pasar. El señor dijo que sí y le preguntó a la chica de adelante,  que dijo que sí y también le preguntó al muchacho de adelante, éste también dijo que si y le preguntó a la Sra. de adelante que dijo que no, que estaba apurada y que esperara. La Sra. mayor se puso delante del muchacho que le había dicho que si y esperó.

     Zenón que miraba y escuchaba todo dijo en voz alta -¿ Mamá no es que siempre hay que respetar a los mayores muy mayores?

     - Si Zenón – dijo la mamá. – También hay que respetar que esa persona está apurada. Además la Sra. ya adelantó bastante –

     La abuela que le decía gracias a todos dijo – Puedo esperar un poco, muchas gracias –

     Cuando le llegó el turno, la abuela saludó a todos del otro lado de la caja, especialmente a Zenón que seguía explicando la razón de su nombre - Mi nombre es cosa seria igual que el de todos –

     Él la saludó con la mano mientras seguía hablando – Mi papá me dijo que hay que respetar los nombres, respetar a los mayores y ayudar a los que lo necesitan –

     Mientras su mamá pagaba Zenón que se escribe con la Z del zorro mostraba contento la bolsa que le dio su mamá para que la ayudara.


     Y colorín colorado la  mamá pagó y junto a Zenón salieron del supermercado…


Salita de 5 años:

LOS OFICIOS Y LAS PROFESIONES

     - Mi papá es pintor y mamá no trabaja, nos cuida y hace ricas comidas – dijo Francisco.

     - Yo tengo un papá médico y un papá confitero, porque tengo dos papás y mi mamá vende ropa – explicó Julia.

     - Mi papá es relojero y mi mamá lo ayuda – dice Daniel.

     - Mi papá es carpintero y vende caramelos y mamá cose dobladillos – dijo Raquel.

     - Mamá vende cremas y papá es taxista – explicó Pablo.

     - Mi mamá hace pizzas y empanadas porque no tengo papá – dice Laura.

     - Yo no tengo mamá pero mi abuela teje para afuera y mi papá es sereno en un garaje – explica Renata.
 
     - Tengo un papá dentista y mamá atiende a los que llegan – agrega Alex

     - Mi papá trabaja en los teatros y mamá lo ayuda cuando se cambia de ropa porque es travestido, y yo me quedo con mi abuela durmiendo – dice Juliana.

     La Seño como le decían todos, al ver que todos la miraban extrañados, explicó con voz dulce y serena – Ser travestido es hacer imitaciones vestido de mujer, cambiándose a cada rato para cantar como las cantantes conocidas, un poco en serio y un poco en broma. A veces se exagera para hacer reír al público. Son espectáculos para mayores por eso Juliana se queda con la abuela en casa.

     La maestra siguió diciendo - ¿Vieron cuántas profesiones y trabajos diferentes? Todas dignas de respeto porque se hacen con amor para que la familia tenga para vestirse, ir al jardín, comer, estudiar y salir… Yo misma como maestra jardinera de Uds. me esfuerzo en atender a mis hijos, mi casa, las compras, la comida y junto con mi marido que es colectivero atendemos todo con amor –

     Luego continuó diciendo – Y ahora dejamos los que faltan para mañana. Vamos al rincón de los juguetes a disfrazarnos y jugar a las profesiones –

     Como todos se levantaron entusiasmados los detuvo con un gesto y dijo:

    - Pero atención, primero vamos a aplaudir a las mamás y papás que nos enseñan a querer y respetar todos los trabajos y profesiones.

     Y colorín colorado los chicos jugaron… ¡todos disfrazados!

¿QUÉ SIENTE ESA SEÑORA QUE SE HIZO MAYOR? ... 5

 ¿Qué siente esa señora que se hizo mayor? Siente que los cumpleaños entre sus pares son cada vez más reducidos. Cada vez las primas, herman...