miércoles, 1 de septiembre de 2021

EL EXTRAÑO VIAJE DE ISABEL Y ROSA

     

      Hacía muchos años que no nos veíamos, así que Isabel decidió viajar a Argentina con sus dos nietos, uno rubio, inquieto y sonriente y el otro de pelo más oscuro más tranquilo y también siempre alegre que corría por la casa de aquí para allá.

      Isabel me invitó a acompañarla de vuelta a Alemania así que partimos del Aeropuerto de Ezeiza llevando cada una un niño que ya se habían acostumbrado a mi presencia y mis brazos.

      El viaje transcurría sin inconvenientes hasta que notamos que el avión descendía. Si bien era inquietante no notamos nada extraño. Salvo que la pista de aterrizaje era un camino de tierra ancho, paralelo a las vías del tren.

      - ¿Estamos en La Florida? -  Preguntó Isabel. Yo no tenía ni idea.

      A la izquierda el avión, en el centro una especie de playa con arena y a la derecha muchas rocas.

      Nos hicieron descender, el avión medio encajado entre una especie de montaña y las vías donde había aterrizado. Allí había un tren estacionado que al rato partió sin pasajeros y desapareció.

      Había una playa y desde el centro de la misma se podía ver el mar que subía cada tanto y todos nos poníamos en fila a lo largo de rocas que iban de izquierda, donde estaba el avión, a derecha.

      Precisamente por la derecha venía un viejo camión hacia donde estaba el avión.

      Mientras tanto nos invitaron a un refrigerio que se sirvió en una cueva que formaban esas rocas al lado del camino donde descendió el avión. Se notaba que los del lugar querían agasajarnos y distraernos cantando y bailando.

      Cuando salimos a la playa traían un motor nuevo que habían bajado del camión mientras el capitán y su copiloto daban órdenes para llevarlo hacia el avión.

      Yo sacaba fotos a todo, especialmente al capitán que cada tanto interrumpía el montaje para posar junto a los que lo ayudaban.

      Mi hermana que estaba a lo lejos me hacía señas de que le tenía que pasar las fotos. Raro, ella nos había despedido en Ezeiza.

      Isabel tomó el micrófono que habían instalado en una roca cerca del avión y nos decía que aplaudiéramos y luego se dirigió a la tripulación diciéndoles:

      -¡Ahora habría que brindar con un buen champán…! -

      Por supuesto que lo trajeron. Los niños estaban con la abuela y yo ocupada en sacar fotos.

     Cuando el motor estuvo montado se hicieron pruebas con gran ruido. Las rocas y el suelo arenoso temblaban y nosotros también. Y allí me desperté…

      Nunca olvidaré ese viaje a Alemania.

 

 

 

6 comentarios:

Senior Citizen dijo...

¿Y llevabais mascarilla o no? Porque la mascarilla es ya como el dinosaurio de Monterroso, que cuando despertamos... ahí sigue.

Ricardo Tribin dijo...

Que gran crónica, muy querida Rosa María.

Yo vivo en Florida, la de USA.

Gran abrazo!!

RosaMaría dijo...

SENIOR CITIZEN: fue un viaje futurista, algo loco, ya no existía la mascarilla. Celebro tu buen humor. Beso y gracias por venir.
RICARDO TRIBIN: gracias, quién sabe si no pasamos por allí en este vuelo loco. Besos.

lanochedemedianoche dijo...

Tremendo momento me imagino pasaron, pero todo salió bien, muy buen relato María Rosa.
Abrazo

TORO SALVAJE dijo...

Imposible viajar mejor.
Sin colas, sin mascarillas, sin esperas, sin riesgos...

:)

Besos.

RosaMaría dijo...

lanochedemedianoche: Gracias por tu estímulo. Un abrazo y bienvenida

TORO SALVAJE: si amigo, soñando todo es mejor, un viaje ideal. Beso grandote

J A I R O - LOS ENAMORADOS

Mario Rubén Gonzalez : Nació en Cruz del Eje, Córdoba, Argentina el 16 de Junio de 1949                  Antes de cumplir 20 años con su pri...